domingo, 21 de agosto de 2011

Tamara de Lempicka



Glamour, pasión, refinamiento y una percepción deliciosa de la elegancia fue Tamara de Lempicka.

Una mujer que transmitió sus cualidades y gusto por vivir inténsamente en su vida y en su pintura.

Un manejo extraordinario del color; neocubismo refinado y art deco, otorgándole un aire aristocrático y libre a su pintura; renunciando a temas profundos, testigo de  la alegría de vivir de la Belle époque, (1890-1930), época que le tocó vivir con intensidad.


Entregándose a la forma, y a la frivolidad de su época, seduciendo al espectador, con temas sensuales, salpicados con un toque andrógeno, a veces lésbico, de enorme independencia creativa y sensualidad.  Transmite en sensaciones tangibles, los sentires de su época.



Captura la atención la pintura del conde Tadeusz de Lempicki, quien fué su marido en el tiempo que pintaba la obra. En ese entonces, transcurrió el  divorcio, y en consecuencia, dejaría la obra inconclusa, intencionalmente, dejando la mano izquierda del retrato sin terminar. Sin embargo este cuadro transmite una profunda admiración por el Conde, majestuosamente mostrado en refinada actitud, envuelto en un abrigo negro, el que acentúa su masculinidad y porte, ayudado por los trazos rectos del neocubismo. Contraste de emociones transmite la artista, pasando de la admiración, al desdén y resentiminiento, al dejar inconclusa la mano del conde en la pintura.
  Mujer de formas generosas recostada en un sillón, entallada en un neglige de satín rojo, donde los detalles de las voluptuosas formas de la mujer retratada, con toda sensualidad, jugando la pintora con los pliegues y lineas del satín, logra el efecto deseado.

La posición y mirada tímida y a la vez lasciva, emana un desnudo del renacimiento italiano o, a la maja vestida de Goya.



Una mujer de sensuales y encendidos labios rojos con  mascada azul y gorro, concordando la época de los veintes, con el poder cromático del contraste: los azules de la mascada, con el rojo encendido de sus labios.


Por último, el cuadro que bien puede ser la portada de su obra.

Una joven mujer es retratada en sensual vestido de delgadas telas, con un exquisito juego provocado por los pliegues y el viento. 

La joven porta elegantes y entallados guantes blancos nque escalan por el antebrazo de la dama, cuyo apurado gesto, detiene el sombrero del efecto que causa el viento, haciendo travesuras en favor del ojo masculino. La pintora provoca al dibujar con los efectos de la tela adherida al cuerpo los sensuales pechos y tiernos pistilos de la joven.

Este exquisito momento capturado por la artista es percibido por el espectador con toda la fuerza que pretende la pintora.


Bella, moderna y elegante: Tamara de Lempicka, se adelantó a su época, pues bien, su imagen podría representar cualquier campaña moderna de alguna línea de perfumes o tal vez, ser un icono de la mujer moderna: imagen por la que cualquier publicista desviviría.





                                    Para ver la obra de Tamara Lempicka clik aqui. o en imagenes







2 comentarios:

Leo dijo...

Gracias, Armando, buenísimo este blog en lo que respecta a conocimientos y cultura. Bellas pinturas.
Muchas gracias por compartir tus experiencias.
Saludos afectuosos.
Leonor.

Armando Diaz dijo...

Leo eres una lindura y tus comentarios siempre alentadores y positivos, te mando un beso con mucho cariño, Amiga bonita.

ARTICULOS RELACIONADOS

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Design Blog, Make Online Money